VIRUS

Estando encerrado en casa sin poder salir debido al coronavirus, los vecinos a pesar de la preocupación por lo que estaba sucediendo se animaban todos los días de cuarentena a asomarse por la ventana para aplaudir a pesar del Orbayu y así transmitir fuerza positiva a los afectados por el Virus. Era muy bonito ver a los vecinos aplaudir con el corazón abierto y notar salpicar el Orbayu en mis manos cada vez que aplaudía y sentir el aire fresco de la calle. Lo que más me gustó fue conocer a través de la ventana a mi vecino Paco del segundo derecha. El segundo día de cuarentena después del aplauso empezó a hablar conmigo y nunca me olvido de esos consejos tan buenos que me daba, su sentido del humor, su cariño, sus ánimos que me daba. Y sobre todo cuando cantaba canciones de Julio Iglesias y sus chistes de los cuales muchos vecinos y yo reíamos ¡en fin ! Le cogimos mucho cariño.

Tiempo después del virus decidí conocer al señor Paco en persona, pero al ver que se alquilaba su casa no he vuelto a verle. Nunca me olvidaré de él esté donde esté.

Óscar Pérez García

Siguiente relato

Volver al índice de relatos