EL CANAL

Tal vez con un poco de orbayu se puedan llevar a cabo muchas actividades, pero para andar en bici lo ideal es un día de sol y un bonito paisaje como lo era y seguirá siendo nuestro añorado canal.

El Canal “du midi” une el Mediterráneo con el Atlántico y es navegable a base de esclusas. Bordeado de árboles centenarios, en medio de campos y cultivos resulta idílico.

Nosotros solíamos andar algo más de veintidós kilómetros, hasta un rincón que nos encantaba, donde comíamos los bocadillos y alguna vez pintábamos una acuarelita. A la vuelta parábamos a tomar un helado y un café en un merendero coquetón al lado de una esclusa. En una ocasión, llegaron unos chicos brasileños en un barco. Nos pareció que iban un poco “alegres”. Se acercaron a tomar unas cervezas. De pronto corrieron hacia el barco y la señora del restaurante tras ellos, gritándoles que no habían pagado. Pensaban volver después de pasar la esclusa. Se restableció la paz.

Fue terrible el día que se desató una fuerte tormenta y después de cobijarnos un buen rato tuvimos que seguir pedaleando bajo la lluvia. Creímos que cogeríamos una pulmonía. Afortunadamente no fue así.


Archibebe

Siguiente relato

Volver al índice de relatos