ORBAYO

Barrucia lentamente,
orbaya muy despacio
en el instante leve
de una mañana azul
cubierta por las nubes
extrañas de un recuerdo
metidas en un sueño
que sólo llenas tú.
La lluvia va cayendo
en el fondo del alma
como un sueño constante
de luna y mar azul.
La luz de madrugada
se llena de un vacío
tan lleno de tus besos
que sólo faltas tú.

Castañedo

Siguiente relato

Volver al índice de relatos