EL REFUGIO

Salpican charcos sobre cielos despejados.
Orbayus y paraguas rotos cubriendo
fugaces rayos de luna en medio de días claros.
Refugiados entre el tumulto de gente.
Reclaman un pedazo de cielo y así compartir la dulce lluvia de estrellas que se avecina al verte sonreír
Yo,
Salpicado por dulces gotas de tristes estrellas que esperan ansiosas tu llegada.
Ella,
Refugiada con su paraguas sin mirar al cielo iluminado de estrellas por mis lágrimas.
Se avecinan lluvias, quizás, de sonrisas o de estrellas, sobre un mar salpicado por tu reflejo a las tres de la mañana al despertar por una pesadilla y no verme al rescatarte.
Salpican y duelen.
Porque sin paraguas me aventuro a salir.
Porque sueño con verte sonreír.
Porque la lluvia resbala sobre mí,
lluvia acida que resbala sin saber que a las tres de la mañana soy inmune por ti.
Por aquí el rescate es hacia mí.

@elesconditedesikras

Siguiente relato

Volver al índice de relatos