LA PLAYA

Cosines de resabiáu de caleya. Qué ye l’orbayu

“¡Cómo impresiona la visión del mar desde el paseo! Me fascina ver a las olas golpeando salvajes el espigón y la forma en que dan certeza a los cantos rodados que melancólicamente grises ocultan la arena.
Estoy subyugado por las mil varas de la playa de la Concha que inhóspitas prohíben deambular sin ton ni son. No permiten la licencia, sino sobrevivir.

Saboreo las salpicaduras saladas que sazonan nuestros rostros, fino y delicado el mío, rudo y curtido el tuyo. Apenas reconfortados por la lluvia menuda que cae blandamente…”

Apoyado en el cayáu, Xuaco miró al madrileño con los güeyos como platos, pasmau por la babayada.

-Dízse orbayu, charrán –berró.

Marco

Siguiente relato

Volver al índice de relatos