AMIGAS

BUUUUUUUUU… me despierto sobresaltada y me asomo a la ventana, ¿es urbayo?, no boba estás en Madrid. Es niebla y un bocinazo de camión; sin embargo, ese sonido y la niebla me llevan a otro lugar y otra época. Mi amiga y yo con los peques, Galicia, verano y unas ganas infinitas de vivir, de disfrutar, de compartir.

BUUUUUUUUU… la sirena del faro, ¡otro día de niebla!, habrá que pensar qué hacer con los niños. Algo encontraremos, nada nos va a fastidiar. Mi amiga es imaginativa y siempre hay algo divertido que hacer. Pero además, mi amiga es fuerte y se convierte en la “mamá Masa” para abrir la puerta atrancada y “salvar” a la peque encerrada, es una caja de sorpresas.

¡Cuántas representaciones y canciones ante los niños que nos miran embobados! ¡Qué caritas! ¡Cuántas tonterías hacíamos! ¡Cuántas risas!

Han pasado los años, pero no las ganas de disfrutar juntas las veces que podemos. Obviamente, lo hacemos de otra forma, pero aquella vivencia se ha quedado grabada en mí y, junto a muchas otras que hemos ido compartiendo, han construido un vínculo permanente entre nosotras.

¡GRACIAS AMIGA!

Dubi

Siguiente relato

Volver al índice de relatos