MARUXINA

– Esti orbayu me ta matandu. ¡Rediez Maruxina!

Cada vez me cuesta más mover un pie delante del otro. ¡Claro, tu tas igual! Por ti no pasan los años: no se te notan las arrugas, no tienes problemas de oído, la comida no te hace daño, ni te sube la tensión ni el colesterol, ni siquiera te ponen a dieta.

Paseo pa un lao, paseo p´al otru, con el sol hasta te brilla la piel, y si llueve nun sales de casa. Lo que siempre te dije: que las muyeres tenéis mejor vida que nosotros.

Yo, nun salgo del huerto!! Que si la patata, que si las fresas, las zanahorias o buscar limones, dar el maíz a las pitas, huevo p´arriba y huevo p´abajo, saca el cuchu de la cuadra y dar el pienso a la burrina…

Esto no ye vida! Menos mal que todavía me ponen un plato caliente en la mesa todos los días y tengo la ropa planchada, de eso no me puedo quejar. ¡Qué buena ye la mi Marta!

– Ramóóóón, ¿Qué haces hombre? Tas todo el día hablando con la vaca !! Anda pa casa que esti orbayu te va matar!

Chispa

Siguiente relato

Volver al índice de relatos