EL ARENERO

El Arenero se llama Brigo y trae el orbayu en la mañana.

Me lo ha dicho un anciano que vive en una de las casas del puerto. Dice que cada noche Brigo entra en los dormitorios de la gente y les echa arena mágica en los párpados. Lo sabe porque son muy amigos desde niños.

Brigo le ha contado que si la persona ha tenido pensamientos bonitos durante el día, su arena le concede bonitos sueños por la noche. Pero si por el día en tu mente se cruzan ideas oscuras, entonces te regala pesadillas. No hay que tenerle miedo, porque si todos los días cantas por dentro y sonríes por fuera, dice que hará realidad tus sueños… Los bonitos, no los otros.

Cuando termina su trabajo antes del amanecer, Brigo ordena al cielo que limpie los restos de arena mágica que se le pudieran caer para que los hombres no la vean. El cielo obedece y manda el orbayu, que lava suavemente las caras dormidas y luego sale a los caminos, donde no deja ni rastro de la arena derramada.

Eugenia Bravetown

Siguiente relato

Volver al índice de relatos